LA FAMILIA ALIANCISTA

– Lo que nos Une y nos Distingue. – 

LA FAMILIA ALIANCISTA

– lo que nos Une
y nos Distingue. – 

NUESTRA FAMILIA

Diversa pero Unida

Si usted visitara diez iglesias Alianza Cristiana y Misionera a través de la nación (o alrededor del mundo), encontraría que cada una es tan distinta que resulta alentador.  Nuestro movimiento se caracteriza por diferencias étnicas y de estilo de adoración.  Nuestra diversidad sirve para unificarnos de una manera singular, puesto que escogemos enfocar nuestra atención sobre Cristo y los asuntos de significado eterno.

 

Estamos de acuerdo sobre los puntos básicos del cristianismo, y nos encontramos bien fundamentados sobre la Palabra de Dios, pero preferimos no discutir sobre cuestiones sin importacia mayor.  Celebramos nuestro movimiento multifacético como una manifestación de la naturaleza maravillosamente creativa de Dios.

NUESTRO LLAMADO

El Gran Mandamiento.

 

Jesús instruyó a sus seguidores a amar al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente… y a amar a tu prójimo como a ti mismo (Mateo 22:37-39).

 

Para los cristianos, el amor no es cosa opcional.  Los que hemos experimentado el gran amor del Padre debemos compartir su amor con otros.

 

Siguiendo el ejemplo de nuestro fundador, el Dr. A.B. Simpson, la AC y M está ayudando a refugiados, enfermos y los perdidos por medio de proyectos de socorro, clínicas, escuelas y otros servicios de compasión.  Estos servicios muchas veces nos proveen la oportunidad de compartir el mensaje de amor salvador de Cristo.  Nuestra prioridad es establecer iglesias, para que los que acepten a Cristo tengan el apoyo del discipulado de una familia esclesiástica.

 

El amor en acción, la palabra respaldad por la acción, esto es la Alianza Cristiana y Misionera.